imagen_inset_1

HAZ CLICK EN EL BANNER PARA ACCEDER A LA NUEVA WEB DEL AYUNTAMIENTO DE MARMOLEJO

Que visitar

 

PATRIMONIO HISTORICO
Balneario

En las proximidades del puente renacentista sobre el Guadalquivir se levantó, en el primer tercio del siglo XX, el Balneario, especializado en la toma de aguas medicinales para dolencias del aparato digestivo y renal. Se trata de un vistoso edificio de lexicografía más bien ecléctica que historicista, que se vertebra en dos alas poligonales cubiertas por terrazas y un cuerpo central con dos plantas. Sus vanos son rectangulares, variados y simétricos y subrayan su prestancia las cuatro torres-mirador y el inclinado tejado de saliente cornisa con dosel de hierro y soportes de madera, al gusto de la arquitectura ferroviaria de la época. A principios del presente siglo se ha sometido a una interesante rehabilitación y recuperación del edificio y su entorno.




 

Castillo de La Aragonesa

Se trata de un recinto rectangular del que sólo quedan los lienzos de tres de los lados, realizados en tapial. En los lados sur y oeste se advierten aún los restos del adarve que debía rodear toda la fortaleza. En la parte superior, el muro tenía almenas, en la que se abrieron saeteras.

El principal elemento interior era la torre del homenaje, cuya construcción supuso el derribo de parte del lienzo original del lado norte y el lado este. Se observa cómo el muro norte de la torre se construyó como prolongación del lienzo de ese lado, mientras que el del lado este se sustituyó por otro de mampostería, que debía permitir acceder directamente a la torre desde el adarve. Este muro fue nuevamente destruido en gran parte al levantar el actual cortijo.

La torre del homenaje es rectangular, con tres plantas. La puerta estaba situada en alto, en el lado este, a la altura de la segunda planta, iluminada por una saetera en el lado sur; desde esta cámara se accedía a través de un luneto abierto en el centro a la inferior, utilizada como aljibe o almacén. Se subía a la tercera planta por una escalera situada en el lado norte, iluminada con otra diminuta saetera. La tercera planta, similar a la segunda, tenía saeteras en los lados este y oeste. Es posiblemente obra del siglo XIX.

Por último, en los otros tres ángulos se adosaron torres cilíndricas macizas, tapiando en parte las almenas, como sucede en el ángulo sudoeste. Las torres son de mampostería irregular, aunque hay una tendencia general a introducir lajas de piedra que recuperan la horizontalidad de ola hilada, especialmente acusada en algunas partes de la torre sudoeste. A parte de ello, presentan características diferentes, que sugieren que no fueron levantadas en un mismo momento. La del ángulo sudoeste es la más esbelta de todas, la del noroeste es bitroncocónica, y la del sudeste tienen un diámetro sensiblemente superior y con hiladas más regulares. Por otra parte, por el interior se advierte que esta última se adosa a lo que queda del lienzo de mampostería del lado este.

Tanto por tapiar las almenas, como por adosarse al muro de mampostería, los torreones tuvieron que ser lo último que se construyó. Por tanto, parece posible señalar la existencia de un primer recinto rectangular de época islámica que sería un simple refugio, sin construcciones en su interior. Tras la conquista castellana se aprovecha para convertirlo en residencia señorial, dotándolo de una torre del homenaje. Y posteriormente se fueron levantando los torreones en las esquinas.
 

Puente renacentista

Edificio remodelado por Luís Berges, (Guadalajara, 1891-Jaén, 1939), arquitecto municipal de Jaén y que en 1924 fue designado arquitecto de la Diputación Provincial. También arquitecto diocesano y de las obras civiles del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de la Provincia a partir de 1927, quedando su fisonomía tal como hoy se conserva y construido en 1929, teniendo que trasladar todas sus dependencias y oficinas, así como las del Juzgado Municipal, a la Casa Palacio de los Condes de Villaverde la Alta, sita en la Plaza de su nombre en la explanada del Coso, haciendo esquina con la calle San Sebastián. Con posterioridad hubo una rehabilitación en 1989, con dos plantas, en la primera con dependencias de oficinas administrativas y la segunda que acoge oficinas administrativas, alcaldía, secretaría y salón de plenos.
 

Ayuntamiento

Edificio remodelado por Luís Berges, (Guadalajara, 1891-Jaén, 1939), arquitecto municipal de Jaén y que en 1924 fue designado arquitecto de la Diputación Provincial. También arquitecto diocesano y de las obras civiles del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de la Provincia a partir de 1927, quedando su fisonomía tal como hoy se conserva y construido en 1929, teniendo que trasladar todas sus dependencias y oficinas, así como las del Juzgado Municipal, a la Casa Palacio de los Condes de Villaverde la Alta, sita en la Plaza de su nombre en la explanada del Coso, haciendo esquina con la calle San Sebastián. Con posterioridad hubo una rehabilitación en 1989, con dos plantas, en la primera con dependencias de oficinas administrativas y la segunda que acoge oficinas administrativas, alcaldía, secretaría y salón de plenos.

 


 

Iglesia de Nuestra Señora de la Paz

A partir del siglo XVII se levantó la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Paz, con planta en forma de cruz latina, que acoge una sola nave cubierta con bóveda de cañón, provista de coro a los pies y torre prismática en !a fachada. El crucero, de ladrillo y estuco, se cubre con media naranja sobre pechinas con abundante decoración vegetal en torno a un fondo vacío. La fachada occidental presenta una portada con arco de medio punto con pilastras toscanas a ambos lados y entablamento con pináculos; y, en su extremo, se levanta la torre de base cuadrada, campanario ochavado y chapitel.

En el interior del templo se cuidaron especialmente los retablos. Los documentos de archivo informan que, en 1611, el obispo ordenaba al marmolejeño Cristóbal López, bajo pena de excomunión, que pagará al retablista Sebastián de Solís "los 400 reales" que le adeudaba. Dos retablos en madera policromada y dorada del siglo XVIII, nada menos que desde un convento dominico de Benavente (Zamora): el mayor, de gran efectismo teatral, en forma de cascarón con tres calles -divididas por columnas corintias y decorado con rocallas y ángeles- y ático, con llamativa iconografía del Espíritu Santo; y el colateral, con un cuerpo y ático en el que aparece un relieve de Santo Domingo recibiendo el Rosario de la Virgen en estofado. Y el menor que alberga al Patrón San Julián del mismo estilo del Retablo mayor. De menor interés es el retablo del brazo del crucero, de 1950, que sirve de marco a un Crucificado de talla y varias escenas de la vida de Jesús.

Entre los objetos de interés de la parroquia figuran asimismo: la custodia del siglo XVII, en metal dorado con esmalte, y los relicarios de plata que se conservan en la sacristía; y, de la posguerra, una imagen de la Inmaculada sobre un trono de nubes y ángeles en madera estofada y policromada, dos cálices de plata en su color, portaviáticos y el sagrario de plata inspirado en los bizantinos y románicos confeccionado con las donaciones de plata y oro de todos los feligreses del pueblo.
 

Ermita de Jesús

La Iglesia de Nuestro Padre Jesús de Marmolejo, llamada Ermita de Jesús, fue una de las múltiples que existieron en la localidad, según el historiador del siglo XVII Terrones Robles.

Siendo la única que se mantiene gracias a la reedificación llevada a cabo en 1887, dicha obra de consolidación fue sufragada por Teodoro Martel y Teresa Bernuy, Condes de Villaverde la Alta.

De origen barroco, tiene planta rectangular cubierta por media naranja, coro, presbiterio elevado -por el que se accede al camarín donde se venera la talla en madera policromada de Jesús Nazareno del siglo XVI- y, en su exterior, dos portadas de piedra, la principal con espadaña.

En la actualidad da cobijo a varias imágenes, siendo el templo de salida y llegada de la mayoría de las cofradías que procesionan en Semana Santa en la localidad.

 

 

Mercado de San José

Durante los años que siguieron a la Guerra Civil dejó su huella en la ciudad el arquitecto de Regiones Devastadas Ramón Pajares Pardo, tanto en obras institucionales como privadas. Entre las primeras cabe destacar el Mercado de Abastos de San José (1953), con lonja que abre la entrada principal y naves a partir de porches abiertos formando un patio interior.

En el año 2009 acoge una remodelación que lo adecua a los nuevos tiempos y mejora en imagen y bienestar para los marmolejeños.

El Mercado de San José también es un referente cultural para Marmolejo ya que alberga diferentes manifestaciones culturales a lo largo del año destacando entre ellas el Concurso Local de Productos Hortofrutícolas el 13 de Agosto de cada año donde los mejores productos de la huerta marmolejeña se exponen y concursan por ser el mejor.



 

Paseo de la Libertad

Conocido antiguamente como el llano del Ejido, dedicado a eras entre otras cosas, el Ayuntamiento de Marmolejo en la década de los años 1920 inició las obras de lo que es la primera parte del paseo, que a partir de 1933 recibe su primer gran impulso denominándose Paseo de la Libertad, desde sus escalinatas hasta la fuente de la Libertad, donde los jóvenes en su tiempo se divertían jugando a “Vilarda”. Este juego que consistía en colocar sobre una gran piedra, un trompo o peonza de madera, y desde un sitio no muy lejano, tirarle una tranca muy gruesa de medio metro al trompo, para que volara por los aires, organizando campeonatos.

Para el sembrado de plantas el ayuntamiento organizó la Fiesta de la Flor, donde tomaron parte los niños de las escuelas que abrieron los hoyos para sembrar las distintas plantas y árboles que hoy en día podemos disfrutar.

Hubo una segunda remodelación que amplió el Paseo (1990) y finalmente una tercera que alcanzó el Depósito de Copa que en la actualidad alberga un Espacio para la Creación Joven (2009).

Entre la vegetación que nos podemos encontrar destacar los plataneros, sauces, moreras, tuyas, palmeras, rosales y zonas verdes. El Paseo de la Libertad acoge todos los años el recinto Ferial que llena de luces y algarabía del 10 al 15 de Agosto este espacio vital para los marmolejeños.




 

El Museo de Arte Contemporáneo de Marmolejo Mayte Spínola

El Museo de Arte Contemporáneo de Marmolejo Mayte Spínola se creó en 2004 con una donación de los artistas pertenecientes al Grupo pro Arte y Cultura, que lidera Spínola.

El museo se sitúa en la Calle Armando Palacio Valdés, en la Casa de la Cultura, un edificio del año 2002, el cual mereció un premio en Italia por su estructura arquitectónica.

El museo cuenta en sus fondos, además de una sala monográfica de la pintora, obras de otros autores como la Baronesa Thyssen, Ana de Orleans, Peñuca de la Serna, Alfonso Osorio, Álvaro Torroba, Asunción Almansa, Antonio Vives Fierro, Araceli Alarcón, Pachy Arenaza, Michel Barbé, Hortensia Núñez-Ladeveze, Ángel Peñuela, Grachya Barreiros, Francisco José Barrancos, Estrella Bernaldo de Quirós, Xavier Carbonell, Solange da Costa, Alfonso Cocho, Carmen Fierro, Paz Figares, Elena Kirby, Romeral, Mercedes Lasarte, Isabel Martínez-Bordiú, Roberto Martín, Jorge Rando, , Rosa Serra, Paloma Porrero, entre otros y los pintores locales Antonio Campos, Maribel Rodríguez, Jofra, Espy y David González Díaz.



 

La Pepa

Monumento a la Constitución de 1978, de Miguel Fuentes del Olmo, Nacido en Andújar (Jaén) el 10 de junio de 1940. Cursó los estudios de BB.AA. en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en la calle de Alcalá (Madrid). Este Monumento creado en 1981, verticalizado, estilizado y con carácter metafórico a medio camino entre el realismo y la utopía, expresado a través de una figura de mujer.

Este Monumento es un homenaje a la Constitución Española de 1978, norma jurídica suprema del ordenamiento jurídico de España, nacida durante el proceso histórico denominado Transición Española.


 

Otros monumentos

Durante los años que siguieron a la Guerra Civil dejó su huella en la ciudad el arquitecto de Regiones Devastadas Ramón Pajares Pardo, tanto en obras institucionales como privadas. Entre las primeras cabe destacar el Cuartel de la Guardia Civil (1956), situado en el centro de la población, con tipología en forma de "U" cerrada por una crujía de elementos auxiliares y esquemáticas garitas con troneras en las esquinas. En cuanto a los encargos particulares que realizó merecen destacarse el Cine Español, en el que logra una interesante expresividad combinando elementos y formas tradicionales con otros racionalistas y modernos.

También a la posguerra pertenece la capilla de San José de la Montaña, en ladrillo y estuco, dentro de la estilística neobarroca tan de moda entonces, con planta rectangular dividida en tres tramos por pilastras y arcos fajones y cubierta por bóveda de cañón.

Marmolejo cuenta además con otras dos torres medievales declaradas Bien de Interés Cultural: la Torre del Cerro de la Atalaya y la Torre frente a la Casa de Santa Amalia.
 

PATRIMONIO NATURAL
EL BALDÍO

Se trata de una finca propiedad del Ayuntamiento, de 700 Has. Es un lugar ideal para disfrutar contemplando su flora y fauna características.

Podemos encontrar principalmente encinares que destacan en toda la finca. Junto a los encinares normalmente encontramos numerosos matorrales variados como: la jara pringosa, los garbancillos, el jaguarzo morisco, el brezo rojo, el madroño, el mirto, el enebro, el romero o el cantueso.

En gran parte de Marmolejo conviven bastantes plantas endémicas: Digitalis purpurea subsp. mariana, Jasione crispa. Subs.. mariana… o la rareza botánica Pinguicola lusitanica, una especie difícil de encontrar y que se alimenta de algunos insectos.

El camino de La Centenera, proyectado por el Ingeniero Carlos Fernández Casado en 1930 es el que siguen las carretas de Marmolejo para llegar hasta el Santuario de la Virgen de la Cabeza en el último fin de semana del mes de Abril.
Hacia la izquierda podemos encontrarnos la Finca La Dehesilla de gran valor botánico y paisajístico y desembocar en el Pantano del Yeguas.